ESTAS PREGUNTAS SON CLAVE EN TODA ENTREVISTA LABORAL

1 min de lectura

Publicado el 26/05/21

Sabemos que los candidatos pueden llegar nerviosos a las entrevistas con los reclutadores, por eso deben ir preparados para superar estos momentos que son decisivos para ser elegidos o no.

Mientras el candidato está preocupado en cuidarse y presentar su mejor versión, el reclutador está enfocado en conseguir la información necesaria para poder encontrar al mejor talento para la posición que está buscando. Por ello, durante la entrevista las preguntas le permitirán conocer al candidato de la mejor manera y ver si su perfil encaja con lo que está buscando. Acá te compartimos cinco preguntas que son clave durante una entrevista:

  1. ¿Qué puedes contarme acerca de ti?
    Esta pregunta suele hacerse para abrir la entrevista y es clave pues muestra cuán suelta puede ser la persona. Además, deja entrever cuánto le importa el puesto. Por eso, no solo hay que contestar haciendo referencia a uno, sino también a cómo se ve uno en el trabajo para el que aplica.

  2. ¿Dónde te ves en cinco años?
    Es el espacio para contar los sueños que se tengan como profesional, poder describir todo aquello que se viene gestando. Si uno está cambiando de trabajo explicar por qué se busca dar ese paso, qué encuentra en la nueva organización como valor agregado para atreverse a dar el salto.

  3. ¿Te sientes cómodo trabajando bajo presión?
    Es fundamental comentar que entiendes que el estrés forma parte de todo trabajo y que comprendes que hay momentos que son más demandantes, y que uno puede ir preparándose para responder en dichos apuros, sobre todo cuando ya se comprende el ritmo de los procesos del proyecto en el que está involucrado. No te olvides de contar qué haces para relajarte, desde hobbies hasta rutinas de ejercicios.

  4. ¿Cómo eres trabajando en equipo?
    Las habilidades blandas son las más buscadas hoy en día, por eso poder mostrar que serás un gran compañero (y, por qué no, un gran líder) es una de las virtudes que más te harán destacar. Siempre que tengas anécdotas que refuercen lo que vas contando, y que te permitan graficar cómo eres en el entorno cotidiano.

  5. ¿Cómo organizas tu jornada?
    Acá debes demostrar que tienes una rutina, pero que eso no implica que seas inflexible, sino que siempre eres capaz de adaptarte. Es más, que hay ciertos momentos de desajuste que pueden ser divertidos porque te ponen a prueba. Ojo, debe quedar en claro que no desperdicias el tiempo.